-------------- Poesía que no es cursi --------------

Patricia o la vereda

Escrito por unabohemia 31-07-2013 en General. Comentarios (0)

 

 

 

 

 

                                    Patricia,
                                    hasta aquí trajimos nuestras vidas
                                    desde la puerta del colegio,
                                    dejando un rastro de pipas y vodka nacional.
                                    A qué demonio hubiera negado tres veces,
                                    incrédula y dolida, ante la terrible aseveración
                                    de no ir al juzgado a verte casar.
                                    Patricia, tres largos años ya...
                                    Tengo un buen trabajo,
                                    sé lo que es pagar un alquiler,
                                    puedo decir que soy casi feliz.
                                    Patricia,
                                    ¿cuándo dejamos de adivinarnos las palabras?
                                    ¿De rememorar el viaje de fin de curso a Lisboa?
                                    ¿Ha vuelto a preguntar tu madre por mí alguna vez?
                                    Ya no sé cómo se llaman tus nuevos amigos.
                                    ¿Te acuerdas de aquella manifestación
                                    prohibida en la Complutense
                                    y qué valientes nos sentíamos en segunda fila?
                                    Transitan el populoso camino Cristina, Javier, Amelia,
                                    Vicky, Gloria y hasta doscientos followers.
                                    Pero tú, la hermana rubia, no estás.
                                    Qué duro es crecer, Patricia.
                                    Qué manera de morir un poco cada año
                                    dejando a los amigos por la vereda, Patricia.

 

 

 

      

                             http://unabohemia.blogspot.es/img/pipas.jpg 

 

 

                                            

 

 

 

 

                   

Mientras estemos bien

Escrito por unabohemia 17-12-2012 en General. Comentarios (5)

 

 

 

                                   Mataremos a los verdes dragones,
                                   saltaremos los ondulantes tejados,
                                   defenderemos nuestras nobles ideas,
                                   seduciremos a los hermosos héroes.
                                   No cuando seamos jóvenes,
                                   sino mientras estemos bien.

 

 

 

                      http://unabohemia.blogspot.es/img/pastis.jpg

 

 

 

De gente

Escrito por unabohemia 03-11-2012 en General. Comentarios (2)

 

 

 

 

 

                                 Tengo una cierta idea
                                 de no haber sido nunca del todo inocente.
                                 Desde mis primeras frases conexas 
                                 he sabido quién sufría
                                 a pesar de mi desconocimiento del mundo.
                                 He dañado deliberadamente
                                 en ocasiones creyendo que impartía justicia.
                                 He manipulado mucho antes
                                 de que me consideraran capaz.
                                 No he sido de niña
                                 más tonta de lo que soy ahora.
                                 Pero por entonces la gente
                                 se limitaba solo a ser gente.
                                 Sin marca de coche,
                                 sin reloj de tecnología suiza,
                                 sin edad,
                                 sin belleza
                                 sin cuerpo.
                                 Mi único rasero era ser gente.
                                 A sus márgenes, a sus talones,
                                 se separaban ínfimos animales y plantas.
                                 Dónde ha quedado mi concepto de gente,
                                 tras el aumento exponencial
                                 de categorías y cajones.
                                 Puede que cuando la edad me tuerza la columna
                                 y ya me importe demasiado o demasiado poco todo,
                                 tenga la fuerza de devolver
                                 a todo ser humano
                                 la simple condición de gente.
                                 De gente.

 

 

 

 

                    

 

 

                                                                                                              

 

 

                             

El niño de la oficina de Correos

Escrito por unabohemia 15-09-2012 en General. Comentarios (4)

 

 

 

 

                           Juegas torpe con tus manos,
                           perfectamente acabadas,
                           en la cola de la oficina de Correos.
                           Tu madre, distraída,
                           olvidada de tu presencia,
                           envía unos documentos.

                           Tu sillita resulta algo anticuada.
                           Tanteas, pellizcas, palmeas,
                           descubres unos dedos nuevos,
                           que hace una semana no estaban.
                           Cinco lobitos, niño, cinco lobitos.
                           Y me pregunto qué harás con ellas
                           dentro de treinta años
                           cuando teclees en la oficina
                          -si es que por entonces
                           continúan existiendo los ordenadores-,
                           con qué pericia acariciarás
                           el cuerpo de una mujer;
                           si serás capaz de empuñar un cuchillo,
                           de practicar origami.
                           Niño, las manos están para jugar,
                           no dejes nunca que tus manos
                           dejen de ser tan nuevas como hoy.

 

 

 

                         

 

 

 

 

 

La nuez de los domingos

Escrito por unabohemia 29-01-2012 en General. Comentarios (8)

 

 

 

 

 

                         No te echo de menos por la mañana,
                         porque tengo sueño.
                         No te echo de menos por la noche,
                         porque tengo que hacer la colada.
                         Tampoco te echo de menos en el trabajo,
                         porque ocupan mi cabeza muchas letras a la vez.
                         Ni cuando leo El médico rural,
                         ni cuando cierro un banner,

                         ni cuando me compro un vestido.
                         Pero me secciona el dolor hasta las lágrimas
                         cuando casco una nuez
                         y recuerdo cómo tú me las ofrecías,
                         abiertas solo con tu mano,

                         igual que un símbolo de gratitud,
                         para desayunar en tu casa,
                         los domingos a la una.