-------------- Poesía que no es cursi --------------

Pensamiento con rever






                       Podría escribir una obra cumbre,
                       dormir en un parque,
                       o convertirme en gloria olímpica.
                       Y aun así me seguiría faltando
                       la misma luz al salir de la cama.
                       ¿Qué hago yo ahora con este frío
                       si me lleva asaltando un pensamiento con rever
                       veintidós años, a falta de treinta y nueve más?
                       Estoy desconsolada. Tirito. 
                       No quiero ir a trabajar.
                       No quiero echarme al mundo.
                       No quiero que el mundo me eche veneno a mí.
                       Olvidadme en un rincón oscuro, con una manta.
                       ¿Por qué me siento tan deshumanizada?
                       ¿Dónde está escondido el botón de off? 
                       ¿Dónde el arte?
                       Sospecho que la muerte debe de parecerse en algo a esto.





                         




                     

Comentarios

Muchas gracias Bohemia por invitarme a tu casa.

Aunque supiera dónde está el botón de on, jamás te lo diría porque sé dónde está el arte: lo llevas tú con tu poesia, o sin ella. Felicidades bohemia. Es la primera vez que entro en tu blog y te prometo que no será la última. Me encanta tus poemas.

Ese "a falta de treinta y nueve más" me recuerda al "me moriré en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo" de César Vallejo. ¿Hay que preguntarse por las razones para acabar con la vida o más bien por las razones para seguir con ella? ¿Tiene todo esto algún sentido?

¡Qué mierda, joder! Y no digo tu poesía, que es magnífica. sino dónde se ha ido esa luz al levantarte de la cama. Hoy, que estoy de retroceso total, me han emocionado más que nunca tus versos

qué duro y qué bonito un beso, Marta!

Triste y hermoso. Es mejor dar al botón de on. De verdad. Me gusta esta manera tuya de hacer de palabras tan aparentemente técnicas, pura poesía.

Ya lo decía Bob Esponja "¿dónde está el amor si haces una hamburguesa con una máquina?" Queremos platos caseros y amor (vale, pudding no)

Añadir un Comentario: