-------------- Poesía que no es cursi --------------

Los sabios se explican




               


                         Coincidían los sabios,
                         expectantes, sin habla,
                         sufriendo un síndrome de Stendhal.
                         El pintor delante del cuadro,
                         el escritor delante del libro,
                         el místico delante del acto,
                         el pintor delante del libro,
                         el pintor delante del acto,
                         el escritor delante del cuadro,
                         el escritor delante del acto,
                         el místico delante del cuadro,
                         el místico delante del libro:
                         “Para hacer eso el autor debió de haber amado mucho”.
                         Y todos asintieron.





                     





Comentarios

Y si no puedes ir al Taj-Mahal, siempre puedes darte una vuelta por la basílica del Palmar de Troya, que no es tan romántica pero resulta igualmente exótica...

Ojalá vayas mañana y te parezca lo que escribes en este poema

nada más y nada menos

Añadir un Comentario: