-------------- Poesía que no es cursi --------------

La glorieta

 

 

 

                        
                        Ayer besé a un hombre en una glorieta.
                        No salió bien. No salió mal.
                        Era noche cerrada, pero la multitud
                        la abarrotaba como un gallinero.
                        No fue romántico,
                        no me siguió,
                        tampoco acabamos en la cama.
                        Fue más parecido a una apuesta,
                        la última copa me envalentonó
                        como a una asesina.
                        Sonrió prudente, silencioso,
                        levemente intimidado,
                        como siempre por mi carácter.
                        No sé qué le ha parecido,
                        si dejará de hablarme
                        o mentarà el incidente.
                        Fue un pago involuntariamente postergado,
                        una forma cualquiera
                        de prometer mi presencia.

 

 

 

 

                        

 

 

 

 

 

Comentarios

Buen poema... y un poco en broma, no es de extrañar que desde hace un tiempo haya tantas glorietas. Si en una de ellas puedes encontrate con una mujer desconocida que de pronto te besa merece la pena el sufrimiento de la suspensión y los palieres del coche.

Si es que hombres y mujeres, están condenado a buscarse y a perderse. Saludos.

Ahora hazte especialista en raquetas, medianas y otros pavimentos

Añadir un Comentario: