-------------- Poesía que no es cursi --------------

La regeneración de la alegrí­a

 


                                                                A Rafael Sarmentero, por sus sabios consejos

 

 


 

                     Un dí­a de invierno claro otra vez,
                     en un lugar donde la música amansa a la fiera
                     que araña la abyección del mundo.
                     Hoy no puede haber malas noticias,
                     ¿A dónde se fue el humo espeso que secaba los brotes
                     y despedazaba las orquí­deas?
                     Soy la persona que desea matar,
                     que mira y anota,
                     y trata de querer a sus semejantes tal y como son.
                     Volverá a romperse el entusiasmo en línea recta,
                     como una tela rasgada.
                     Podrías preguntar a los dementes y a sus galenos,
                     cómo nos componemos de nuevo cuando ya somos polvo,
                     y volverá la carne a ser suave
                     como las sábanas de los recién casados,
                     y los huesos a ser calcio,
                     y los músculos a ondularse sensuales como las dunas,
                     como las curvas de la alfarería.
                     Pues el hombre que vive sabe sin duda
                     que esto sólo puede deberse
                     al secreto del alma vegetal del homo sapiens,
                     a la regeneración perpetua de la alegría.

 

 

 

 

 

                     http://unabohemia.blogspot.es/img/estrellademar.jpg

 

 

 

 

 

Comentarios

uf... qué alivio

Abrazar.

Añadir un Comentario: