-------------- Poesía que no es cursi --------------

El niño de la oficina de Correos

 

 

 

 

                           Juegas torpe con tus manos,
                           perfectamente acabadas,
                           en la cola de la oficina de Correos.
                           Tu madre, distraída,
                           olvidada de tu presencia,
                           envía unos documentos.

                           Tu sillita resulta algo anticuada.
                           Tanteas, pellizcas, palmeas,
                           descubres unos dedos nuevos,
                           que hace una semana no estaban.
                           Cinco lobitos, niño, cinco lobitos.
                           Y me pregunto qué harás con ellas
                           dentro de treinta años
                           cuando teclees en la oficina
                          -si es que por entonces
                           continúan existiendo los ordenadores-,
                           con qué pericia acariciarás
                           el cuerpo de una mujer;
                           si serás capaz de empuñar un cuchillo,
                           de practicar origami.
                           Niño, las manos están para jugar,
                           no dejes nunca que tus manos
                           dejen de ser tan nuevas como hoy.

 

 

 

                         

 

 

 

 

 

Comentarios

Muchos blogs como éste conseguirían que cambiara el rótulo del mío. (nomegustalapoesiadehoy.blogspot.com) Sigue escribiendo. Felicidades y un saludo.

Gracias a Edo, Gloria y Contracorriente.

Tía, que estoy muy sensible con el tema niños... snif, snif

Me ha gustado mucho como escribes, encontré tu blog por casualidad, pero estoy fascinado, saludos desde Mexico

Añadir un Comentario: