-------------- Poesía que no es cursi --------------

La cosa entre las cosas

Escrito por unabohemia 30-08-2010 en General. Comentarios (4)

 

 

 

 

                       A veces uno es tan inconsciente
                       de salpicar su mañana
                       de egocentrismo y omnipotencia.
                       Ya ven, algo que se deja caer sin mala fe...
                       Comentan que este abrigo debe durarles,
                       al menos, cuatro inviernos.
                       Que a aquél le gustaría, si Dios quiere,
                       tener dos hijos (¡ojalá gemelos!).
                       Que mañana en el trabajo,
                       si no tienes una urgencia,
                       harás esa llamada personal a un 802
                       para ahorrarte unas monedas.
                       Que el próximo junio pintarás tu casa
                       (no has decidido el color, pero gana el amarillo pollito).
                       Que aún está pendiente ese viaje a Buenos Aires.
                       Caballero, recoja los zapatos este martes sin falta.
                       Y entre cosa y cosa, puede que las cosas
                       estén esperándote sin ti por entonces,
                       que las cosas estén y sean, y tú no.
                       No es mi estilo ponerme en lo peor si hay oxígeno,
                       pero en este caso lo peor es lo único.

 

 

 

                       

                       http://unabohemia.blogspot.es/img/cerrado.jpg

 

 

 

 

 

Normalidad

Escrito por unabohemia 16-08-2010 en General. Comentarios (3)

 

 

 

 

 

                        Me creía muy especial

                   hasta que empecé a conocer a la gente:

                   ahora pienso que la normal soy yo.

 

 

 

 

                           

 

 

 

 

Hiperventilación

Escrito por unabohemia 18-07-2010 en General. Comentarios (4)
 



                     Resucitan los muertos sin saber cómo,
                     cuando camino sola por la calle,
                     y me cruzo con rostros que tienen algo de ellos.
                     Espaldas y hombros que han roto mi tranquilidad,
                     mis ojos sujetos a sus nucas (¿son acaso?).
                     Recuerdo que en algún momento estuvieron en un presente:
                     muchos tenían gato,
                     otros coche, 
                     otros jardín.
                     Pero siempre, siempre, invariablemente,
                     rememoro cuando si anduviera aún por allí,
                     dónde estaba el baño, dónde la cocina, 
                     cuáles son los platos que cocinaron para mí,
                     y sobre todas las cosas del mundo
                     en qué esquina nos alojaba la cama.





                  




Los sabios se explican

Escrito por unabohemia 02-07-2010 en General. Comentarios (3)



               


                         Coincidían los sabios,
                         expectantes, sin habla,
                         sufriendo un síndrome de Stendhal.
                         El pintor delante del cuadro,
                         el escritor delante del libro,
                         el místico delante del acto,
                         el pintor delante del libro,
                         el pintor delante del acto,
                         el escritor delante del cuadro,
                         el escritor delante del acto,
                         el místico delante del cuadro,
                         el místico delante del libro:
                         “Para hacer eso el autor debió de haber amado mucho”.
                         Y todos asintieron.





                     





Pensamiento con rever

Escrito por unabohemia 16-06-2010 en General. Comentarios (7)





                       Podría escribir una obra cumbre,
                       dormir en un parque,
                       o convertirme en gloria olímpica.
                       Y aun así me seguiría faltando
                       la misma luz al salir de la cama.
                       ¿Qué hago yo ahora con este frío
                       si me lleva asaltando un pensamiento con rever
                       veintidós años, a falta de treinta y nueve más?
                       Estoy desconsolada. Tirito. 
                       No quiero ir a trabajar.
                       No quiero echarme al mundo.
                       No quiero que el mundo me eche veneno a mí.
                       Olvidadme en un rincón oscuro, con una manta.
                       ¿Por qué me siento tan deshumanizada?
                       ¿Dónde está escondido el botón de off? 
                       ¿Dónde el arte?
                       Sospecho que la muerte debe de parecerse en algo a esto.